Tel. (0181) 1234-3991

Existen diversas formas de aprender, lo que vuelve el proceso de aprendizaje complejo debido a que intervienen muchos factores. Aquí es donde entra la Teoría del Aprendizaje Social junto con la educación electrónica.

Est teoría marcó la forma de aprender y enseñar. Fue planteada por el psicólogo Albert Bandura en la década de los 70.

Se presenta como un puente entre las teorías conductuales (los comportamientos aprendidos por condicionamiento) y las teorías cognitivas (influencia de factores psicológicos como la atención y memoria).

De forma concreta, el aprendizaje social plantea que las personas aprenden por vía de:

  1. Observación de las actitudes, opiniones y comportamientos de las personas;
  2. Imitación de estos comportamientos
  3. Modelaje de este comportamiento a partir de una decisión.

No existe un momento ni lugar específico en donde este aprendizaje social ocurre, si no se da más bien en el intercambio de conocimientos de forma espontánea y automática e implica las emociones de los estudiantes al interactuar. La observación es un factor principal en este proceso.

Este aprendizaje se da mejor en un entorno social e interactivo que permita a los seres humanos mantenerse “conectados” con el contenido del aprendizaje. El conocimiento no tiene un origen específico, por lo que existe entre alumno-alumno o alumno-profesor, entre muchas o pocas personas.

Durante el aprendizaje social existe una cooperación entre las personas para enriquecer el proceso de aprendizaje. En todo caso, el estudiante no es un sujeto pasivo  ya que este aprendizaje aprende “con y de” otros.

La facilidad de acceso al Internet, a las redes sociales y TIC permiten que el proceso de aprendizaje social no se vea interrumpido. Esta es una similitud que se mantiene entre una interacción personal a una interacción virtual.

Hay muchas razones para incluir el aprendizaje social en cursos e-learning de instituciones educativas o empresariales.

Las herramientas que ya conocemos: chats, foros, blogs, post en redes sociales, videoconferencias, entre otros, están al servicio del aprendizaje social, el cual será efectivo si hacemos buen uso de los elementos a nuestro alcance.

Este tipo de interacción permite un aprendizaje de doble sentido. Los estudiantes ahora son capaces de compartir experiencias entre sí y ya no solo con el docente, lo que los motiva y los compromete con su aprendizaje.

Es por medio del Learning Management System (LMS) que se potencia el aprendizaje de cualquier contenido por ser una plataforma en línea social y colaborativa. Esto facilita y aumenta la participación del alumno permitiéndole una interacción virtual y la retención del conocimiento.

El aprendizaje social integrado en LMS en un curso tiene las siguientes ventajas:

  • Sinergias y debates: refuerzan el networking en el entorno de aprendizaje lo que genera sinergia en el proceso de aprendizaje.
  • Comunicación global integrada: facilita una comunicación global que permite a los estudiantes preguntar y aclarar dudas respecto a su formación.
  • Ejercicios y evaluaciones periódicas: Los LMS facilitan que los estudiantes aprendan unos de otros con actividades dirigidas o grupales y reflexionar sobre el material trabajado.
  • Aula virtual y clases en vivo: el aula virtual permite una “interacción humana” a los LMS, facilita la convivencia en tiempo real entre el profesor y el alumno o entre alumnos.
  • Aplicaciones y uso compartido de documentos: compartir documentos y contenidos entre los estudiantes es una forma efectiva de adquirir conocimientos.