Tel. (0181) 1234-3991

La educación está en constante evolución. Las nuevas tecnologías han propiciado diversos cambios siendo Internet el que más ha aportado a la forma en la que nos comunicamos en la actualidad, así como el número de personas con las que lo hacemos. Uno de los retos principales de la educación es conseguir que alumnos y profesores tengan la capacidad de trabajar colaborativamente y aprender a desarrollar estas prácticas en el aula.

Actualmente estamos viviendo el cambio de la Web 2.0 a la Web 3.0, lo que supone un avance en relación a la inteligencia virtual colectiva, ya que todos los individuos cuentan con presencia en la red. La Web 3.0 es el resultado de las nuevas posibilidades en la interacción entre las personas, cuya representación más significativa esta en las redes sociales, lo que potencia la valoración de contenidos con las herramientas propias de cada una como los “me gusta” de Facebook y Twitter o el +1 de Google. En el ramo de la educación esto significa una revolución que actúa directamente sobre el rol del alumno, produciendo un cambio que contribuye a mejorar el aprendizaje. La educación se personaliza al máximo ya que en este entorno los alumnos utilizan los diferentes recursos disponibles en la red en función de su perfil y los profesores se convierten en facilitadores de estrategias de aprendizaje de sus alumnos.

Las redes sociales, entendidas como espacios personales de aprendizaje virtual abiertos, pueden convertirse en vías de comunicación entre la escuela, sociedad y familia. Son consideradas como un elemento clave para favorecer el papel activo del alumnado. El aula necesita ser un espacio abierto, de experimentación, de aprendizaje práctico, de adquisición y desarrollo de competencias básicas para la formación de ciudadanos con las habilidades necesarias para desempeñarse en una nueva sociedad; el aula debe ser un espacio para el aprendizaje de estrategias de búsqueda de información y en este sentido las redes sociales influyen en una nueva concepción de un aula más abierta y más cercana al mundo exterior.

Existen diversas razones para plantearnos seriamente el uso de redes sociales en nuestras prácticas educativas:

  1. Los alumnos pasan la mayor parte de su tiempo en línea navegando en redes sociales.
  1. Gracias al trato individual de las redes sociales se personaliza la educación.
  1. El manejo de redes sociales en el aula por parte del docente dota de mayores responsabilidades a los alumnos, las que se relacionan directamente con competencias que necesitarán en su vida personal y profesional.
  1. Potencian los valores relacionados con la colaboración y el crecer juntos.
  1. Las redes sociales convencionales facilitan que por primera vez en la historia de la educación regulada los tres agentes educativos participen de las mismas experiencias: la familia, la comunidad y la escuela.
  1. De acuerdo a Platón el conocimiento se construye en el estudiante, no lo posee el maestro. Un estudiante no aprende solo del profesor y/o los libros de texto ni tampoco exclusivamente en el aula: también aprende a partir de muchos otros agentes como los medios de comunicación, sus compañeros, la sociedad en general, etc.
  1. Los seres humanos somos seres sociales, necesitamos de los demás para sentir que no estamos solos. Las redes sociales facilitan el sentimiento de pertenencia a un grupo y son nichos de interacción social.
  1. Las redes sociales son espacios reales donde el comportamiento social se aprende a la vez que se aplica.
  1. Las redes sociales son la esencia de la Web 3.0 ya que permiten compartir y recomendar aquella información relevante diferenciándola de la que no lo es.

Pero la tecnología en sí misma no garantiza una mayor eficacia educativa. El resultado depende de la metodología empleada y de su integración en el proceso de enseñanza. Y es en este contexto donde el docente tiene un papel muy importante, no solo para desarrollar este espacio colaborativo, de interacción, sino para hacer partícipe al alumno de un proyecto elaborado por todos con el fin de crear una comunidad.

¿Qué rol ocupa el docente en este tipo de enseñanza? Aquí entra a funcionar el docente 3.0 que es aquel que gracias a su buen criterio y experiencia guía a los alumnos entre toda la información disponible en internet, seleccionando aquella que sea más fiable y adaptada a las necesidades de los alumnos. La figura de este docente atiende a aquello que se empieza a conocer como curador de contenido, que como anteriormente hemos comentado tiene las funciones de localizar, agrupar, organizar y compartir online el contenido mejor y más relevante sobre un tema concreto, además de encargarse de velar por la comunidad de aprendizaje que gestiona como docente.

Fuente: Observatorio Scopeo